Saltar al contenido

El efecto Pigmalión y las profecías autocumplidas

¿Cómo nuestras creencias influyen en la conducta de los demás?

El efecto Pigmalión es un fenómeno psicológico en el que las expectativas de una persona sobre otra influyen en el rendimiento y comportamiento de esta última. También se le conoce como profecía autocumplida, ya que nuestras creencias pueden influir en la conducta de los demás y llevar a que se cumplan nuestras expectativas.

Este fenómeno fue demostrado por primera vez por Rosenthal y Jacobson en un estudio llevado a cabo en una escuela primaria en California. Se les dijo a los maestros que ciertos estudiantes habían sido identificados como «estudiantes con un gran potencial académico», cuando en realidad los estudiantes habían sido elegidos al azar. Al final del año escolar, los estudiantes identificados como «estudiantes con un gran potencial académico» mostraron un mayor rendimiento académico en comparación con el resto de los estudiantes. Esto demostró que las expectativas de los maestros influyeron en el rendimiento de los estudiantes.

El efecto Pigmalión puede tener consecuencias positivas o negativas. Si las expectativas son positivas, puede mejorar el rendimiento y la autoestima de la persona. Por otro lado, si las expectativas son negativas, puede afectar negativamente el rendimiento y la autoestima de la persona.

En el ámbito de la terapia ocupacional, el efecto Pigmalión puede ser un factor importante a considerar al trabajar con pacientes. Si un terapeuta tiene expectativas positivas sobre la capacidad de un paciente para mejorar, esto puede tener un impacto positivo en la motivación del paciente y en su capacidad para alcanzar sus objetivos de rehabilitación. Por otro lado, si el terapeuta tiene expectativas negativas, puede afectar negativamente la motivación del paciente y su capacidad para recuperarse.

Las profecías autocumplidas también pueden ser influenciadas por factores externos como el ambiente y las interacciones sociales. La resiliencia en las personas puede desarrollarse por medio del discurso del terapeuta quien actúa como modelo

En resumen, el efecto Pigmalión y las profecías autocumplidas demuestran cómo nuestras creencias y expectativas pueden influir en el comportamiento de los demás y en el cumplimiento de nuestras propias profecías. Es importante ser conscientes de cómo nuestras creencias pueden influir en nuestras interacciones con los demás y tratar de mantener expectativas positivas para fomentar resultados positivos. En el campo de la terapia ocupacional, es importante tener en cuenta el efecto Pigmalión al trabajar con pacientes y tratar de mantener expectativas positivas para mejorar su motivación y capacidad de recuperación.

 

Si este artículo tiene sentido para ti, déjame tus comentarios y reflexiones, me encantará leerte y saber tu opinión sobre este interesante tema. 

El efecto Pigmalión debe su nombre al mito griego de Pigmalión, un escultor que se enamoró de una estatua que había tallado, y al final, ésta acabó cobrando vida.

No lo olvides: En nuestro discurso existe el poder para dar vida o muerte a la motivación de nuestros pacientes. 

Puede interesarte....

  • All Post
  • Desarrollo Familiar
    •   Back

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *