Los hábitos saludables y el uso del dinero en la familia

Enseñar en sanas costumbres es algo que debemos realizar a lo largo de toda la infancia y adolescencia de nuestros hijos. Nuestro ejemplo es la mejor forma de desarrollar cualquier hábito en ellos, por lo tanto es fundamental que los vivan en el hogar para que puedan incorporarlos naturalmente y conscientemente. Para esto, es importante no imponer para que no lo perciban como una obligación. Lo ideal sería integrarlos de forma natural y entretenida para que resulten en buenas vivencias y deseen seguir manteniéndolos a lo largo de toda la vida. 

Por ejemplo:

1- ALIMENTACIÓN SALUDABLE: Hacer protagonista a toda la familia, escogiendo el menú semanal con anticipación, haciendo las compras juntos y seleccionando los alimentos más saludables dentro del supermercado. Los niños pueden colaborar en la preparación de platos simples y, a modo de juego motivarlos a comer de todo eligiendo una variedad amplia de colores en los alimentos. Pueden ayudar a servir la mesa y a recogerla. Disfrutar de la comida juntos, sin prisa y sin distracciones (como TV, redes sociales, etc.) ayuda a fomentar el diálogo y crecer como familia.

2- PROMOVER EXPERIENCIAS AL AIRE LIBRE JUNTOS: Todos necesitamos evitar el sedentarismo y resulta necesario reemplazar algunas actividades por otras al aire libre y más deportivas. Si nuestros hijos atesoran buenas vivencias de hacer ejercicio en familia, lo tendrán como algo gratificante y será un hábito muy natural en sus vidas (Ej.: pasear, andar en bicicleta, ir a pescar, nadar, etc)

3- RECORDAR REFORZAR POSITIVAMENTE: Este es mucho mejor que corregir por la negativa. Si les decimos: “qué ricas están estas manzanas!” es mejor que decirles “no comas golosinas porque son dañinas para la salud”.

4- USO ADECUADO DEL DINERO: Entender el verdadero propósito del dinero nos ayudar a darle el verdadero valor a las cosas. Es importante enseñar el hábito del ahorro y la generosidad desde que son pequeños.

Este es un buen momento para repensar todos los beneficios que tiene incorporar hábitos saludables en tu familia. Es sembrar para el futuro. Tus hijos te lo agradecerán!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *