La adolescencia (Webinar para padres)

​Seguramente, uno de los primeros indicios junto a los numerosos cambios físicos ha de ser el cambio radical de la comunicación con sus padres. Comienzan a desprenderse de “papá y mamá” y empiezan a ser más independientes. 

Por otro lado, el valor que dan a la mirada y opinión de sus pares de la  misma edad, va creciendo cada vez más con la necesidad imperiosa de “pertenecer” al grupo. Sus amigos comienzan a ser considerados “vitales” en comparación con sus padres, a la hora de opinar o de tomar ciertas decisiones. La voz de sus padres pierde fuerza y la descalifican. De esta manera vemos que así como la tarea del niño era jugar; ahora la tarea de nuestro adolescente es rebelarse. Comienza a disentir con sus padres; quienes eran sus héroes hasta ahora, convirtiéndose en los peores villanos.  



El adolescente vive “el HOY”. Una de nuestras tareas como padres es “historizarlo”: es decir ayudarlo a hacer un puente entre el presente y el futuro. Enseñarles que las acciones de hoy, repercutirán en el mañana. En esta etapa vital es fundamental “no soltar la crianza”: es muy importante conocer a sus amigos, saber con quiénes se junta.    

De a poco y desde su “yo” débil, empieza a establecer su propia escala de valores y afirmar sus propias opiniones más fuertemente (autoafirmación). 
Quiere ser adulto sin perder los beneficios de la infancia (“voy a salir; dame dinero”). Avanza, retrocediendo.

En este momento debemos estar atentos, porque a muchos padres este distanciamiento que la adolescencia provoca les duele y es cuando desean hacerse “amigos” de sus hijos, dejándolos huérfanos. Es de suma importancia establecer límites claros, ya que el límite no limita; el límite libera. Siempre desde el amor y la comunicación, estableciendo acuerdos y dejando claras las consecuencias.

Si bien no hay fórmulas en la crianza de un adolescente, aquí van algunos consejos que pueden servirte:

  •  Favorecer la buena COMUNICACIÓN
  • Reservar un momento del día para ESCUCHARLO atentamente
  • EMPATIZAR e intentar comprender su punto de vista
  • Demostrar INTERÉS GENUINO por sus asuntos personales
  • NUNCA minimizar sus problemas  
  • NO TOMAR COMO ALGO PERSONAL su posible mal humor
  • Ayudarlo a APRENDER de sus errores
  • Ser HONESTO con él
  • No utilizar NUNCA la culpa
  • No corregir en IRA
  • Establecer reglas y acuerdos CLAROS
  • Como padres, RESPETAR las reglas que juntos acordamos
  • SOSTENER en el tiempo la disciplina 
  • ADAPTARSE y crecer con ellos 
  • Facilitar SU VOCACIÓN    
  • RESPETAR su proceso

Esta etapa consiste en una montaña rusa emocional, por lo cual es muy importante no abandonar la comunicación y el diálogo con ternura que venimos construyendo con nuestro hijo desde que era muy  pequeño; respetando sus espacios en este nuevo ciclo de su vida y comprendiendo que no querrá pasar tanto tiempo con nosotros como antes lo hacía. 

5 frases poderosas que impactarán la vida de tus hijos si se las dices con frecuencia y desde que son pequeños, durante todo su crecimiento:

1.- “Eres muy importante y especial para mí y toda nuestra familia”
2.- “Estamos orgullosos de ti”
3.- “Tu opinión es muy importante”
4.- “Perdón”
5.- “Te amo”

Recordemos que su meta principal es madurar y lograr independizarse, y lo mejor es conectar  y disfrutar con él acompañándolo en el proceso.
Y siempre recuerda… si tu hijo no te escucha, no te preocupes! Te está filmando!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *